El edificio se sitúa en una de las principales vías de la ciudad de Valencia, conectando el centro histórico con el mar. La parcela donde se ubica el edificio ofrece unas condiciones ideales, por su geometría rectangular, con sus frentes longitudinales dando a 2 calles, aunque cuenta una superficie muy ajustada. El programa no estaba completamente definido desde el origen, sino que surge de estudiar las condiciones de la parcela y su potencial.