El proyecto nace de la necesidad de reformar una vivienda en un edificio residencial del Ensanche de Valencia para adaptarlo al modo de vivir de los clientes actuales, que nada tiene que ver con la cultura y los modos de habitar de principios del siglo XX.

Una vivienda espectacular con un claro protagonista: el suelo, realizado con un maravilloso pavimento de Nolla original y conservado en muy buen estado. Contamos además con otros elementos de gran potencial, como los techos altos con molduras y las puertas artesonadas con vidrieras.